Por: Bernardo Gaitán

El pintor semiabstracto Umberto Romano nació en Bracigliano, cerca de Salerno en Italia en 1905, hizo gran parte de su carrera en Estados Unidos; por desgracia su nombre no era tan conocido hasta hace unos días que descubrieron un detalle en una de sus obras que lo llevó a la boca de todos.

ROMANO-300x156.jpg

En el edificio postal de Springfield en Massachusetts plasmó en 1937 un mural dividido en partes titulado: “Mr. Pynchon and the settling of Springfield” (El Sr. Pynchon y el establecimiento de Springfield) donde muestra a William Pynchon -fundador de la ciudad- rodeado de varios aldeanos nativos; cosa sin aparente relevancia, hasta que alguien descubrió en uno de los extremos a uno de los indígenas con un iPhone.

IPHONE-696x385.jpg
Mr. Pynchon and the settling of Springfield (1937)

Bueno, es lo que empezó a decir la gente en redes sociales; pero la verdad es que a ciencia cierta no se sabe que es ese curioso objeto rectangular de dimensiones similares a las del equipo electrónico que sostiene con una mano y mantiene el pulgar alzado, como si estuviera navegando por alguna sitio web, o incluso dicen muchos tweeteros que se estaba haciendo una selfie, debido a que Romano no dejó notas ni escritos referentes a ese trabajo.

I2-300x156.jpg
Detalle del mural

El iPhone 1 salió a la venta en 2007, o sea 70 años después de la creación del mural y 23 años después de la muerte de Romano, por lo que el artista campano jamás pudo haber tenido en mente plasmar algo similar; ¿pero en realidad que es lo que está detallado en la pintura? Increíblemente hay varias teorías respecto a que es en realidad.

El historiador Daniel Crown asegura se trata de un ejemplar de bolsillo de algún texto religioso, ya que eran muy populares en esa época. La Dra. Margaret Bruchac, experta en antropología sugiere que puede ser una cuchilla de hierro con borde afilado; e incluso hizo varios comentarios respecto a la falta de exactitud por parte del pintor, pues asegura que tiene muy poca definición de los objetos en su trazo y que seguramente nunca había visto la mayoría de las cosas que pintó en el mural. Por otro lado la Dra. Jessica Metcalfe asevera que se trata de un espejo, ya que muchas tribus ya contaban con las necesidades estéticas que tenemos nosotros hoy en día.

La verdad es que Umberto Romano se fue a la tumba con el secreto y a nosotros nos queda solo especular al respecto, lo bueno del punto, es que poco a poco estamos conociendo otras obras del aún ignoto artista.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 08.47.56.png
Obras de Umberto Romano

 

 

 

 

 

 

Anuncios